Saltar al contenido

Restos de una supernova fueron encontrados en la nieve antártica.

Polvo de supernova en el antartico

El polvo espacial podría tener 20 millones de años.

Una estrella colapsa cuando muere, arrojando polvo espacial en una gigantesca nube de elementos que hacen muy hermosas las fotos del Telescopio Hubble. La “explosión”, llamada supernova, resulta en un agujero negro o en una estrella increíblemente pequeña y densa que ya no genera calor.

Una supernova también dispara polvo espacial en todas las direcciones que viaja a través del universo, entrando ocasionalmente en contacto con otras estrellas, planetas, sea lo que sea que se encuentre a su paso.

La Tierra ha existido el tiempo suficiente para recolectar partículas de estrellas en explosión, aunque es difícil encontrar la evidencia. Pero en algún momento de los últimos 20 años, el polvo espacial de una supernova se cruzó con la Tierra y se asentó en la Antártida. El polvo en sí mismo podría tener una antigüedad de 20 millones de años.

El sol en una supernova

La Antártida es uno de los lugares más prístinos del planeta. Gracias a su naturaleza generalmente inhóspita, así como a su aislamiento natural, es un buen lugar para que los astrónomos busquen meteoritos y otros materiales que caen del cielo. Tienden a permanecer sentados sin ser molestados por largos períodos de tiempo.

Nuestro sistema solar se encuentra en un brazo espiral particular de la Vía Láctea, y orbita el centro galáctico cada 230 millones de años aproximadamente. Los astrónomos sospechan que mientras el Sol y la Tierra atravesaban el vecindario galáctico local, habrían atravesado la nube de escombros que esta supernova dejó atrás, causando que los materiales llovieran sobre la Tierra.

El mismo tipo de hierro se ha encontrado enterrado en los fondos marinos y en otras rocas antiguas, pero éstas se depositaron hace millones de años. Este es el primer hallazgo de este tipo de hierro interestelar establecido en los últimos años, y podría arrojar más luz sobre dónde y cuándo ocurrió exactamente la supernova que creó el metal.

Un equipo de astrónomos de Alemania y Austria recientemente hizo uso de esa preservación al recolectar más de 1.000 libras de nieve depositadas en los últimos 20 años. Después de analizar todo el polvo y los granos que encontraron en la nieve, descubrieron una cantidad sospechosa de hierro-60. Esta particular cepa radioactiva de hierro les dijo a los astrónomos que el polvo no era local, sino que provenía del espacio exterior.

Es más, sospechan que proviene de una supernova que explotó en algún momento en el pasado cósmico reciente.

Los científicos encontraron una extraña versión de hierro en la relativamente fresca nieve antártica, según un estudio publicado en la revista Physical Review Letters. Específicamente, era un isótopo de hierro, Fe-60, que los astrónomos saben que estaba presente cuando se formó nuestro sistema solar. El descubrimiento del polvo cargado de hierro podría ayudar a los científicos a formar una línea de tiempo más clara de nuestro sistema solar.

Gunther Korschinek y sus colegas de institutos de Alemania y Austria buscaban pruebas en la Tierra de una supernova en el espacio. Eligieron la Antártida, dijo Korschinek, porque querían una muestra de “una zona muy limpia, que no se vea afectada por el polvo del material circundante”.

Transportaron 500 kilos de nieve desde el continente casi deshabitado y congelado a sus laboratorios en Europa, bajo la hipótesis de que podrían encontrar tal evidencia de polvo de estrellas. Y sus métodos eran relativamente rudimentarios.

explosión supernova emite polvo que se deposita en la antártida

Los investigadores encontraron las mejores muestras de nieve en áreas no frecuentes de la Antártida, de las cuales hay muchas. La nieve tuvo que permanecer congelada durante el viaje para que este análisis funcionara, así que la recogieron en contenedores de espuma plástica y mantuvieron la temperatura baja durante el viaje de aproximadamente 10.000 millas.

Desde la estación de investigación, la nieve fue cargada en un avión y luego se dirigió a la costa de la Antártida. Desde allí, fue llevado por un barco de investigación a Sudáfrica, antes de subir a otro barco a Europa.

Finalmente, las cajas entraron en una furgoneta y se dirigieron a un laboratorio, donde la nieve fue derretida y filtrada. Korschinek recibió  muestras para que su equipo pudiera analizar los elementos encontrados en la nieve.

El hierro-60 estaba allí, pero tuvieron que descartar otras fuentes potenciales -como residuos de bombas nucleares o plantas de energía- antes de poder determinar que era interestelar. A mitades del siglo XX, las armas nucleares y sus pruebas, enviaron partículas a todo el planeta, y esas reacciones también produjeron hierro-60.

La exclusión de otras fuentes permitió a los científicos confirmar que se trataba de polvo espacial. El proceso fue lento e incluyó muchos pasos, dijo Korschinek, pero cuanto más se acercaban a la confirmación, más entusiasmado estaba el equipo. El descubrimiento abre la ventana de posibilidades para la investigación.

“Esperamos que podamos aprender más sobre las supernovas, de esta supernova específica”